IBIZA  SUMMER SEASON 2020

410afaa5-bf17-45dd-bcad-0754e8896c6a_edi

Ibiza anuncia que los Djs Internacionales no irán

este año a la Isla debido a la pandemia

Ibiza anuncia que los Djs Internacionales no irán este año a la Isla debido a la pandemia. 

 

Ibiza se prepara para la catástrofe. Es el destino favorito para miles de británicos, alemanes e italianos, entre otros. Los comercios deberían estar inaugurando su temporada alta en estos días. Pero la pandemia trastocó todo. Los grandes DJ internacionales ya anunciaron que no irán este año. Muchos hoteles, restaurantes y discotecas no abrirán sus puertas. La economía de la isla entra en zona de emergencia. La principal playa de Europa, ante un verano sin turistas ni fiestas.

 

Ibiza asiste a la mayor catástrofe que sus vecinos recuerdan. Esta isla española, convertida desde finales de los 70 en la capital mundial de la fiesta, teme verse obligada a dar la temporada por perdida por el coronavirus. Los grandes DJ internacionales no irán, las discotecas no saben si podrán abrir en todo el verano, los hoteles están vacíos y las playas desiertas. “Es una tragedia”, dicen los empresarios locales, conscientes de que la economía regional depende casi en su totalidad del turismo que este año no llegará. “¿Cómo vamos a sobrevivir?”, se preguntan.

 

Mayo es un mes clave para Ibiza, cuando las grandes discotecas como Pachá, Amnesia, Privilege y Ushuaïa celebran sus aperturas y la isla se prepara para las oleadas de visitantes extranjeros (italianos y británicos lideran las cifras, pero también llegan de Alemania, Francia, Estados Unidos y, cada vez más, Latinoamérica) que no cesarán hasta los cierres entre septiembre y octubre. Para la mayoría de los trabajadores de la isla, los ingresos de todo el año dependen de estos meses.

 

El gobierno español acaba de anunciar las fases de la desescalada del confinamiento, uno de los más estrictos del mundo desde que arrancó el 14 de marzo. Entre mayo y junio volverá poco a poco la normalidad, siempre que no empeoren las cifras de infectados. Pero esas medidas no tranquilizan a los trabajadores de Ibiza, que repiten dos palabras para describir su situación: “miedo e incertidumbre”.

“Doy por perdido el año, ya asumo que voy a tener cero ingresos. Aunque hacia julio o agosto la isla empiece a abrirse, la normalidad va a tardar mucho más en regresar, ni siquiera en 2021 volverán a ser las cosas como antes. No soy dramático, soy realista”, dice a Infobae Juan Fluxà, quien se define como “100% ibicenco”, un empresario reconvertido en artesano que vive exclusivamente del turismo, enfocado en servicios gourmet y productos de autor como su destilería.

 </